Saltar al contenido

Naya Fácil habría intentado atentar contra su vida tras denunciar constante ciberacoso: «Estoy colapsada»

marzo 3, 2021
Naya Fácil

Un complejo momento atraviesa por estos días Naya Fácil, tras sufrir un episodio de acoso por las redes sociales, al cual se refirió a través de las historias de Instagram.

«Lo que acabo de subir son mensajes que he recibido desde hace una semana. La verdad, este es el último video que van a ver de mí. El último video en el que van a saber de mí. Es el último video en que me verán«, habría partido señalando en una serie de registros, de acuerdo a La Cuarta.

En la misma plataforma, agregó: «Me cansé, de verdad. La gente no piensa que yo soy persona, que yo siento, que yo tengo pena. Que yo si me defiendo es porque estoy recibiendo estos ataques. No le he hecho nada a nadie chiquillos. Me están sacando unos videos de hace años atrás. Me cansé de la vida. Llegó el momento. Esta gente consiguió lo que quería. De verdad que me cansé de todo esto».

Lee también:

Tras esto se refirió a los constantes mensajes que ha recibido durante su vida. «Cuando chica lo pasé super mal, a mí me hacían bullying, caleta, y me costó mucho salir de ahí. Muchísimo. Me hacía mierda llorando en mi casa. Ahora ni siquiera me salen las lágrimas de la pena que tengo, de la rabia que tengo. Tengo tanta rabia, impotencia, con estas personas que se han encargado de destruir mi vida«.

En este sentido precisó que se trataría de «dos mujeres y un hombre que se han encargado de subir un montón de cosas mías, hueón. Me quieren ver destruida. Me quieren ver bajo tierra. Hoy día llegó el día. Yo también tengo un límite de lo que puedo aguantar las cosas. Te lo juro, tengo un límite. Y hoy día encuentro que ya no doy más».

Por último adelantó que arremetería contra su vida. «Lo que voy a hacer ahora es algo contra mí, contra mi vida. Me duele caleta. Me duele un montón tener que haber llegado a esto para complacer a gente. No sé qué hizo de malo. Me equivoqué como todos se equivocan. Pedí perdón, hablé con las personas. Pero ya estoy colapsada de que me estén hablando tan mal«.

Horas más tarde compartió nuevas historias en donde el tono preocupante solo aumentó: «Espero ahora sí poder descansar en paz y sin alguien que me odie. Los amo y muchas gracias por haber hecho estos años más felices«.

Para su fortuna una de sus amigas llegó a tiempo para trasladarla a un centro asistencial, en donde permaneció internada por un par de horas, para finalmente estabilizarla y darle el alta.